El rendimiento de la abuela

¿Habéis visto en las estanterías de supermercados la etiqueta “como lo hacía la abuela” o “recetas de la abuela”? ¿O cualquier otra alusión a nuestras abuelas? A las abuelas de antes, aquellas viejecitas con pañuelo en el pelo y delantal incrustadas en la cocina casi sin poder moverse, siempre con una sonrisa y poniendo su amor en cada plato. En ese imaginario recreado no caben las abuelas de hoy, mujeres estupendas, Seguir leyendo

Anuncios

El síndrome de la prisa

Corre, corre que te pillo… y nos pilló. La prisa se ha convertido en un estilo de vida que nos tiene a la mayoría insatisfechos y al borde del abismo. Andamos descarrilados. Atrapados en la trampa de la prisa. Hemos confundido prisa con velocidad. La prisa es correr como pollo sin cabeza, no saber a dónde nos dirigimos, pero seguir corriendo hasta sentirse agotado, consiste en un irse vaciando hasta no saber para qué se vive. Hasta no querer seguir viviendo.  Es la causa del desarraigo espiritual. Seguir leyendo

Aristóteles y las redes sociales

 

Me voy a dar el permiso de delirar en voz alta. Llevo un tiempo apartada de las redes sociales después de otro de mucho movimiento. Tengo claro que no quiero pertenecer a la tribu de desconectados que están empezando a aparecer. Personas que han decidido no existir en redes sociales, personas a quienes no les gustan el tipo de relación que éstas imponen. Y ante esto me rebelo:  me niego a que ninguna tecnología me imponga nada. Seguir leyendo

La estrategia del árbol conduce al éxito

Hace años que soy una enamorada de la naturaleza. Me gusta observarla. Me apabulla tanto cambio en lo aparentemente idéntico. El árbol permanece inmóvil y, sin embargo, está siempre trabajando para su éxito: ser quién es dando los mejores frutos que puede dar, enraizándose buscando los nutrientes allá donde estén. Aquí traigo aprendizajes sencillos para incorporar  en la rutina diaria, tanto en casa como en el trabajo, y alcanzar el éxito. Lo que considero la base del liderazgo por valores, para crecer hacia fuera hay que crecer

Seguir leyendo

El don de la ubicuidad

No poseo el don de la ubicuidad. El poder de estar en más de un sitio a la vez, de estar en todas partes, don a menudo atribuido a Dios. Lo he intentado pero no lo consigo, no hablo de  ser una diosa, lo que me da mucha pereza, pero sí de tener ese don, categoría, característica, … como prefieras llamarlo, de estar en todo lugar y en todo momento en un único instante.  Hay personas que parecen lograrlo. Están comiendo unas bravas, en Seguir leyendo