La estrategia del árbol conduce al éxito

Hace años que soy una enamorada de la naturaleza. Me gusta observarla. Me apabulla tanto cambio en lo aparentemente idéntico. El árbol permanece inmóvil y, sin embargo, está siempre trabajando para su éxito: ser quién es dando los mejores frutos que puede dar, enraizándose buscando los nutrientes allá donde estén. Aquí traigo aprendizajes sencillos para incorporar  en la rutina diaria, tanto en casa como en el trabajo, y alcanzar el éxito. Lo que considero la base del liderazgo por valores, para crecer hacia fuera hay que crecer

hacia dentro.  Tal vez no sea lo más vendible en la época del fast food porque es un cocinar a fuego lento, pero después de varias indigestiones por querer crecer rápido y de observar como otros, personas y empresas,  lo intentaban con el mismo resultado,  tengo claro que lo mío, y lo de otros muchos, es la estrategia del árbol. Los parches rápidos sirven para el momento, son útiles para capear el temporal, pero si quieres un crecimiento sostenible y que vaya in crescendo (también en beneficios económicos) te invito a probar la estrategia del árbol.  Aquí tienes el como:

  • Profundiza: Según sean tus raíces así será tu resiliencia, tu capacidad de nutrirte, de abordar el cambio. Exprime tu zona de confort. Sácale partido. Pide que te despierte. Implícate, comprométete, responsabilízate de los errores y fracasos. Disfruta los aciertos. Vive el proceso. Arraiga tus raíces y luego, si quieres, márchate. Aprende a conocer las personas del equipo, los entresijos de la organización, exprime el contexto en el que estés, conoce con quien compartes tu vida. Interésate. Abre los ojos a tu entorno actual, a ti mismo, a quién te acompaña. De verdad. Haz un escrutinio. ¿Qué te hace pensar? ¿Sentir? ¿Cómo es tu comportamiento? ¿Sientes que vas alineado?
  • Limpia el territorio. Al ir hacia dentro encontrarás viejas raíces. Arráncalas sin más. Hicieron crecer algo que ya no existe. Da las gracias y sigue. Habrá piedras. Úsalas. Puedes hacer que te faciliten el drenaje necesario para seguir decreciendo, profundizando, exprimiendo y alcanzando el éxito: ese que te aproxima a tu máximo potencial. Potencial individual, grupal, empresarial, social….
  • Abona. Usa la mierda para impulsarte. Lo que pasó, pasó. Aprende de los errores. Si quieres seguir … no te frenes. Sigue con conciencia. Valora el impacto de tus acciones, sé ético, responsable, pero actúa. Haz.
  • Poda. Hay que cortar, dirigir, … lo espontáneo es fantástico pero el artista (también el de la propia vida) se hace trabajando, transpirando, eliminando… Un crecimiento descontrolado es posible hasta que algo lo tuerce. Un crecimiento empresarial, social, ignorando las personas aniquilará lo humano. Necesitamos de poesía vital… intensificar, concentrar, pensar, conectar, inspirar… la esencia de nuestras acciones en tres palabras y un acto: una sonrisa, un abrazo, una mueca, un guiño, un “lo logré”, un llanto… Lo pequeño infinito frente a lo grande vacío y hueco.
  • Riega y Agradece: deja mecer tus hojas al viento, que la lluvia te inunde, que pierdas la piel… confía en la primavera, en el resurgir. Confía trabajando desde la acción. Ama. Vive y disfruta el éxito. Tuya es su definición. La mía es la siguiente: éxito es lograr ser quien se es. Y para tí ¿qué es el éxito?
Anuncios

2 comentarios en “La estrategia del árbol conduce al éxito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s