Leer en diagonal. Mis posts en 140 palabras.

Llevo un tiempo escuchando que ya no se lee. Me cuesta creerlo pero parece que las estadísticas dan la razón a semejante afirmación, afirmación que me conecta con una gran tristeza porque para mí leer es vivir historias, incluso cuando lo que leo es ensayo. Pero para gustos colores, claro está.

Por otro lado, amigos que sé que me quieren bien, me han dicho con mayor o menor claridad que un blog si breve mucho mejor, que si me enrollo acabo en la lista de pendientes de leer por toda la eternidad, por más que quieran hacerlo e incluso les interese.  Así que he estado pensando…

Un día son 1440 minutos. Un tuit 140 caracteres. Un post mío: 140 palabras entre un mogollón. ¿Cómo he llegado a esta lógica aplastante? Pensando en tiempo y sueños y deseos y necesidades y voluntad y… contestando a esta pregunta:

                        ¿Puedo hacer algo para facilitar la lectura de mis entradas al blog?

No pienses que he dado con la respuesta fácilmente. Han aparecido en acción mi ángel y mi demonio a quienes he escuchado con mucha atención.

El demonio, por resumirlo, me dijo que yo siga como voy y que a quien no me lea que le den. Si es porque no les gusto que me aguante, si es porque son vagos que se aguanten. Añadió, porque cuando le doy la palabra no hay quien le haga callar, que ya sé que opina él de las excusas acerca de la falta de tiempo. Me repitió que

“cuando algo se quiere de verdad se hace”, y apuntilló “si no se hace es porque no sé quiere tanto”

y, mirándome a los ojos me dijo que no vaya tanto de víctima. Creo que hace poco leyó El Elemento de Ken Robinson.  Que el tiempo es el que es y que si no me da que elimine cosas para poder atender lo importante. Que si espero a tener días de 40 horas lo llevo claro. “Dispones de 1440 minutos al día. Tu verás lo que haces con ellos” me dijo. Observarás que tengo un demonio bastante instruido.

Se calla, porque eso sí, re respetan los turnos de palabra, y aparece mi  ángel en acción. angel-1384694_960_720Me comenta que “¡pobre de mí!”, si no me leen que me acomode a los tiempos, que no sea tan terca, que empiece a escribir recetas tipo “5 ideas/soluciones/claves …” para facilitar la lectura y no me quede sola al otro lado de la pantalla. Respecto a los demás insistió en  que atienda a esa necesidad y, buscando mi punto débil en una maniobra sutil de manipulación “por mi bien”, o eso me pareció, hizo alusión a que yo tampoco voy sobrada de tiempo, que el demonio lo ve todo negro y que también existe el blanco. Añadió, para mí sorpresa, que si le hacía caso ganaría tiempo para mí pues tardaría menos en escribir entradas más cortas al blog. Reconozco que es bastante amoroso, aunque a veces dudo si le motiva el miedo, en fin.

Escuchadas ambas partes he decido lo siguiente: que ni ángel ni demonio, yo soy un poco de todo. Ángel y demonio. Voy a escribir como sigo haciéndolo, XXL y, a veces, en clave filosófica.

Me gusta pensar y hacer pensar, mucho más que aportar soluciones tipo receta.

Pero voy a procurar hacerlo un pelín diferente. Habrás visto, tanto si me lees como si no, que subrayo y marco en colores algunas frases, palabras, lo hago con una clara intención y atendiendo a razones que ya iré desvelando en esta ventana. Así que tuve un ¡Eureka! “Puedes escribir dos posts en uno Núria” me dije: uno la versión larga y extendida, el otro, una versión tipo tuit, pero en lugar de 140 caracteres como máximo, 140 palabras, las que están subrayadas y resaltadas en un color diferente al texto. Tamaño reto me he puesto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s