YA NO QUIERO CONCILIAR

Son las 00.10 del 2 de mayo de 2016. Ayer coincidieron en el calendario el día de la madre y el día del trabajador.  Empiezo a escribir este texto para decir rotundamente YA NO QUIERO CONCILIAR, así, gritando, gritando de cansancio, de hastío, de incoherencia. Gritando en mayúsculas.

Me siento estafada, cada día se oye alguna noticia sobre conciliación y acabamos aplaudiendo por ello. Se discute para regatear horas de aquí y de allá, que si los padres o las madres, como si todas las familias estuviesen así constituidas.  Cada familia es un mundo y sus necesidades van en relación a ese mundo.

Hace ya unos años trabajé como consultora para implementar la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad efectiva entre mujeres y hombres. Me centraba en el tema de la conciliación. Esto daría para un librito tamaño Biblia, o el Libro gordo de Petete, pero ahora no me voy a entretener con ello. Lo dejo como dato porque creo que parte de lo que voy a decir nació en aquel momento aunque de forma inconsciente.

Voy a ir al grano. Voy a ahorraros cual es mi situación porque en realidad es lo de menos. Y mis problemas vienen con la palabra “Conciliación”, estoy segura que no soy la primera que lo piensa pero no sé si alguien lo ha puesto sobre la mesa. Vamos al diccionario Real  de la Academia Española : (http://dle.rae.es/?id=A8vcPaA|A8wvkVX):

conciliar2

Del lat. conciliāre.

Conjug. c. anunciar.

  1. tr. Poner de acuerdo a dos o más personas o cosas.

  2. tr. Hacer compatibles dos o más cosas. Conciliar la vida laboral y la vidafamiliar.

  3. tr. Granjear un ánimo o un sentimiento determinados. U. m. c. prnl.

¿?¿?¿?¿?¿?¿? abro y cierro mil interrogantes de mil preguntas que vienen a poblar mi cerebro tan rápido que apenas puedo alcanzar a escucharlas completas y reproducirlas para vosotr@s. Escucho, a lo lejos, algunas conclusiones temporales, pendientes de ser refutadas, falsadas, arrugadas y arrojadas a cualquier contenedor (espero que de color azul).

Soy una única persona única con una única vida, aunque pueda gozar de otras únicas vidas en universos paralelos. No quiero tener que poner mi vida como un conflicto a resolver, problematizarla. Mi vida es, sin duda, un misterio a descubrir. No tengo que compatibilizar mi vida laboral con la familiar porque, insisto, solo tengo UNA VIDA. UNA.

¿No vendrán todas las dificultades de ahí, justamente? ¿De observarnos escindidos?

No se trata de conciliar, sino de vivir plenamente, unívocamente. Estamos problematizando la vida en una sociedad cada vez más escindida, más separada, ya no de los unos de los otros, sino de los unos consigo mismos.  ¿Vida familiar? ¿Vida personal? ¿Vida laboral? VIDA, respondo. UNA, sigo insistiendo.

Se oye hablar de valorar el trabajo, pero… ¿No deberíamos valorar a la persona que lo ejecuta? Hablamos de poner las necesidades de las personas en el centro, pero… ¿No debería estar la persona en el centro y no sus necesidades? Creo que el gran conflicto es un conflicto ontológico. Pero como la filosofía ya ha sido casi borrada de los planes de estudio eso de ontológico les suena a pocos. Es un conflicto del SER, a eso apunta la ontología, al ser. Del ser que somos cada uno de nosotros. Vivimos en un momento histórico donde el humano está cada vez más alejado de sí mismo, tenemos lavadoras, secadoras, lavavajillas, robots que aspiran sin estar presente…. Y cada vez tenemos menos tiempo. ¿Cómo es posible? ¿Si el tiempo, la forma de medirse, es lo único que no ha cambiado? Creo que el cambio de visión ha de ser mucho más profundo y no podemos poner nuestras esperanzas en la elaboración de una ley que permita algunos ajustes con calzador mientras, entre ajuste y ajuste, vamos corriendo como pollos sin cabeza de un lado para otro para conciliar, para coser mis dos vidas y que parezcan una. He ahí Dr. Jekyll y Mr. Hyde.  Sería más efectivo dejar de trabajar esperando que te toque la lotería.  

No digo que no tenga que elaborarse alguna medida legal para ir sosteniendo el tiempo, hasta el gran cambio,  que pienso que ha de pasar por revisar nuestro sistema productivo, nuestra forma de comprender el trabajo porque, por si alguien no se ha dado cuenta aún, el antiguo modelo ya no nos sirve, se elaboró para responder a un tiempo pasado del que poco nos queda. Hoy la creatividad ha de estar en el centro, la flexibilidad en lugar de  la fuerza, y los tiempos y la productividad han de girar en torno al ser. Y esto independientemente si hablamos de un puesto de trabajo que requiera una cierta rutina repetitiva, la fuerza física o el puro conocimiento. Al final, todos aportamos parte de lo que somos y eso es lo que deja huella. Seguimos viviendo en los Tiempos Modernos que retrató tan magníficamente Charles Chaplin en 1936.

No tengo la solución, ya quisiera. No estaría aquí escribiendo esto, seguramente. Pero sí tengo mi solución. Hacer de mi vida una pequeña gran revolución cotidiana. En mi caso gira en torno a no sentir que resto tiempo a mis hijos por realizar un trabajo que me apasiona, y no sentirme frustrada por no impulsar más mi profesión al dedicar tiempo a mis hijos. Por abreviarla en un par de situaciones, ojalá solo fuese eso. 

La solución provisional es poner en el centro al SER. Este puede ser un nuevo paradigma, el nuevo giro copernicano, la siguiente revolución: la del ser. Soy un ser, una persona que hace multitud de funciones cada día, entre ellas de madre y trabajadora. No quiero poner en guerra esas funciones, no quiero pelearme conmigo misma para luego tener que re-conciliarme. Conciliando día sí y día también. Y nuestro modo de entender el trabajo, nuestro sistema productivo, debería ir en esa dirección. Desde aquí, hablar de talento, tiene otro sentido porque el talento solo puede venir del ser que somos.

Foto de Public Domain Pictures: https://pixabay.com/es/berl%C3%ADn-la-pared-arte-alemania-315480/

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “YA NO QUIERO CONCILIAR

  1. Elvira dijo:

    Me encanta esta reflexión!. Mi modesta experiencia: conciliar, al final, quiere decir mantener un pluriempleo que, en el caso de la maternidad se justifica por querer alimentar varias pasiones: los hijos y las tareas profesionales. Hay mucha tensión cuando el “pluriempleo” te exige 8 horas (o más) en cada tarea, y hay más bienestar cuando puedes decidir cuánto dedicas a cada tarea.
    Es lo más eficaz y creativo que yo conozco: 5 h de trabajo de trabajo remunerado (hay un realismo que obliga!) y el resto del tiempo para ser y hacer de madre.
    La etapa de la maternidad intensiva es un tiempo, son unos años y después de esa época ya es posible otra intensidad profesional (en tiempo). Optar por la prioridad (total o parcial) de la dedicación a ser madre no es una decisión para “toda” nuestra vida!.
    No “conciliar” quiere decir optar y decantarse por una dedicación u otra. Probablemente cualquier decisión conlleva mucha frustración.
    Eso sí, hace falta mucha ayuda en esta etapa!, de empresas, amigos, familia, parejas, …
    Y si quizás fuese una utopía querer estar en tantos sitios a la vez!! Sólo quizás!.

    Me gusta

    • Núria Molina dijo:

      Gracias Elvira por tu respuesta, por compartir tu experiencia y por mucho más… allá voy. Tu última frase ha dado de pleno en mi niña juguetona que no puede evitar investigar…jajaja, y voy a compartir contigo lo que me has inspirado, nunca lo había pensado todo junto y me parece muy pertinente al tema de la (no) conciliación. Esa palabra, utopía, me encanta, aunque la veo como un horizonte inalcanzable, probablemente, siempre me ayuda a caminar. Recientemente empecé a decirme que por lo probable no iba a perderme lo posible. Tal vez el reto no sea estar en muchos sitios a la vez, no tenemos el don de la ubicuidad (parece), mi reto, por el que trabajo, es estar en un sitio cada vez (en cuerpo y en mente…que a veces se me va a todo lo que me quedó pendiente o a qué haré para cenar…en fin, gajes de ser humana). Gracias de nuevo Elvira, me diste hilo para rato ;-).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s