El síndrome de la prisa

Corre, corre que te pillo… y nos pilló. La prisa se ha convertido en un estilo de vida que nos tiene a la mayoría insatisfechos y al borde del abismo. Andamos descarrilados. Atrapados en la trampa de la prisa. Hemos confundido prisa con velocidad. La prisa es correr como pollo sin cabeza, no saber a dónde nos dirigimos, pero seguir corriendo hasta sentirse agotado, consiste en un irse vaciando hasta no saber para qué se vive. Hasta no querer seguir viviendo.  Es la causa del desarraigo espiritual. Seguir leyendo

Anuncios

El amor y la vida ganan la partida…siempre.

Voy en el tren, hacia Barcelona, estremecida por el silencio, las caras consternadas de dolor y tristeza, de incertidumbre y asombro. Yo me siento igual. Incapaz de  calcular cuánto dolor puede causar el dolor y el odio de unos pocos. Ayer, el 17/08/2017 tuvo lugar un atentado terrorista en las Ramblas de Barcelona. Puedo comprender la rabia, e incluso,  la agresividad, aunque no la justifico. Pero la violencia no la tolero. Seguir leyendo

Sé madre y no mires de quién

Hoy es el día de la madre. Creo que no hay nada que deteste más que “los días D”. ¿Ayer no era mi día? ¿Dejé de ser madre? Para engañar a mi crítico implacable, que me acompaña sin descanso, le cuento que es como un cumpleaños. Uno vive toda su vida pero solo celebra un día al año, el día que empezó a contar como materia, como cuerpo, Seguir leyendo

La Marca Personal y la Trascendencia

Cada época se justifica ante la historia por el encuentro de una verdad que la alcanza y la articula para dar sentido a nuestro existir. Estamos en una época de transición, ese es mi parecer. En busca de nuestra verdad. Saldremos en los libros de historia como un cambio de era para el que no me atrevo a anticipar una etiqueta.  ¿Cuál será nuestra verdad? ¿Cuál será su manifestación? Seguir leyendo