Sé madre y no mires de quién

Hoy es el día de la madre. Creo que no hay nada que deteste más que “los días D”. ¿Ayer no era mi día? ¿Dejé de ser madre? Para engañar a mi crítico implacable, que me acompaña sin descanso, le cuento que es como un cumpleaños. Uno vive toda su vida pero solo celebra un día al año, el día que empezó a contar como materia, como cuerpo, Seguir leyendo

La Marca Personal y la Trascendencia

Cada época se justifica ante la historia por el encuentro de una verdad que la alcanza y la articula para dar sentido a nuestro existir. Estamos en una época de transición, ese es mi parecer. En busca de nuestra verdad. Saldremos en los libros de historia como un cambio de era para el que no me atrevo a anticipar una etiqueta.  ¿Cuál será nuestra verdad? ¿Cuál será su manifestación? Seguir leyendo

Confesiones: los límites de (mi) ser

Hay tan solo dos cosas a las que siento que no puedo renunciar sin dejar de ser yo misma. Una es el aprendizaje continuo, el conocimiento filtrado por la experiencia para aprehenderme y aprehender el mundo. Necesito sentir. La otra, mi condición de madre, a pesar de que por momentos me extenúe pues me enerva y desaparezco en pos de un ineludible actuar para otro. Esta circunstancia, convertirme en madre, me ha llevado a experimentar el amor más profundo. Ese que te hace derramar lágrimas por lo saciada que te sientes de vida. Apenas un instante en la desoladora rutina diaria. Pero acaso un instante suficiente para empezar de nuevo. Al final todo se reduce a amar y amarse.

Aristóteles y las redes sociales

 

Me voy a dar el permiso de delirar en voz alta. Llevo un tiempo apartada de las redes sociales después de otro de mucho movimiento. Tengo claro que no quiero pertenecer a la tribu de desconectados que están empezando a aparecer. Personas que han decidido no existir en redes sociales, personas a quienes no les gustan el tipo de relación que éstas imponen. Y ante esto me rebelo:  me niego a que ninguna tecnología me imponga nada. Seguir leyendo

La estrategia del árbol conduce al éxito

Hace años que soy una enamorada de la naturaleza. Me gusta observarla. Me apabulla tanto cambio en lo aparentemente idéntico. El árbol permanece inmóvil y, sin embargo, está siempre trabajando para su éxito: ser quién es dando los mejores frutos que puede dar, enraizándose buscando los nutrientes allá donde estén. Aquí traigo aprendizajes sencillos para incorporar  en la rutina diaria, tanto en casa como en el trabajo, y alcanzar el éxito. Lo que considero la base del liderazgo por valores, para crecer hacia fuera hay que crecer

Seguir leyendo

Pensar con las manos

“Emprendo este elogio de la mano como quien cumple con un deber de amistad. En el momento en que empiezo a escribir veo que las mías solicitan mi espíritu, que tiran de él. Están aquí, estas compañeras incansables (…) A través de ellas el hombre toma contacto con la dureza del pensamiento. (…) La mano es acción: coge, crea y, a veces, diríase que piensa”.                                                                  Henri Focillon,  Elogio de la mano

Seguir leyendo